Deseábamos reposar de la urbe, de los vehículos, de las construcciones y de que el tiempo pase veloz y sin calma, teníamos ciertos días de vacaciones y muchas ganas de conocer Cat Ba, habíamos escuchado que era una de las islas más grandes del archipiélago de Cat Ba y que era un sitio increíble.

Empezamos nuestro viaje a Vietnam con muchas esperanzas sobre el tiempo, la playa, la gente y el entorno, al llegar allá nos dimos cuenta que la isla superaba nuestras esperanzas, nos hallamos con un paisaje natural que nos fascinaba con sus colores, la combinación del grisáceo de las montañas de roca con el verde de los árboles y las plantas que medran a su alrededor, el rosa claro de la arena con el azul turquesa del mar chino, y como es natural el azul del cielo y el dorado del sol que con su luz cara relucir toda la isla.

Gozamos de un recorrido por la bahía de Lan Ha y sus pequeños islotes, un auténtico espectáculo natural, y nos detuvimos en la isla de los monos, nos sorprendió agradablemente saber que el langur, este pequeño mono de cabeza blanca que está en riesgo de extinción puede vivir reposadamente en esta hermosa isla, alcanzamos a ver dos monos, mas con lo veloces que son y lo bien que se mueven en su territorio no alcanzamos a hacerles ninguna fotografía.

De vuelta a la isla visitamos el parque nacional de Cat Ba, una reserva natural que es el hogar de diferentes especies de reptiles, aves, peces y plantas, es un sitio impresionantemente rico en biodiversidad y protegido como reserva nacional, como nos chifla pasear y considerablemente más si es en la mitad de la naturaleza, este fue un destino ideal para nosotros.

La primera noche nos alojamos en el Whisper of Nature Búngalo, que está en el corazón de la isla, es el sitio idóneo para escapar de todo y sentir la paz de un entorno natural en combinación con la comodidad de una buena atención, puesto que nos hicieron sentir como en familia, y exquisita comida local.

Al día después como no deseábamos que nos faltase nada por conocer, nos dirigimos al pueblo de Cat Ba, en la costa hallamos todo género de restoranes, tiendas y cafeterías, nos alojamos en el Sunrise Complejo turístico, teníamos una habitación genial con una vista increíble, el mar azul turquesa con pequeñas y grandes formaciones de roca repartidas por la bahía, el complejo turístico ofrecía una playa privada bastante sosegada, era una de las 3 playas de Cat Ba.

Tras relajarnos un rato en la playa decidimos salir a explorar un tanto el pueblo, fuimos hasta el fuerte del Cañon, un fortín francés a ciento setenta y siete metros sobre el nivel del mar, allá hallamos artillería, fotografías y maquetas sobre la guerra de Vietnam, lo mejor de todo fue la vista panorámica de toda la isla, un paisaje que se quedo plasmado en nuestra memoria y naturalmente en unas fotografías bellas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *